sábado, 21 de noviembre de 2009

Anglos y Sajones


Anglos y Sajones

Los anglos fueron uno de los pueblos germánicos procedentes de Europa Septentrional que ocuparon los territorios anteriormente pertenecientes al Imperio Romano de Occidente. Se establecieron en la actual Inglaterra y junto con los sajones darían lugar a los anglosajones.

Migración a Gran Bretaña:

Los anglos estaban establecidos desde tiempos muy antiguos (no datados) en la zona septentrional de la actual Alemania, concretamente en la zona comprendida entre el Elba y Jutlandia.En los siglos V y VI dC, emigraron conjuntamente con los sajones y los jutos a las Islas Británicas aprovechando la retirada del Imperio Romano de esos territorios. Sin embargo, la población autóctona (los bretones) ofreció una dura resistencia. Se conservan muy pocas crónicas escritas de esta oscura época, que dio lugar a la leyenda del Rey Arturo. Finalmente, los invasores quedaron organizados en siete reinos, conocidos como la heptarquía anglo-sajona.Los anglos colonizaron Northumbria (en el actual condado de Northumberland), Anglia Oriental y Mercia. Los diversos reinos vivían en estado permanente de guerra, por lo que en busca de un mayor poder, sus jefes tomaron el título de reyes (seguirían siendo electos). Esta situación se prolongaría hasta cerca del año 600, cuando el rey Etelfrido de Northumbria alcanzó una cierta hegemonía entre todos los reinos germánicos de la isla. Su hijo, Oswy, amplió este poder ocupando Chester, Bangor y la isla Carhile, cortando así las comunicaciones entre los bretones de Gales y los de Stratclud.

Conversión al Cristianismo:

La conversión al cristianismo de los anglos comenzó debido a la labor de los misioneros de Agustín de Canterbury. Durante la invasión y colonización de la isla, éstos eran reacios a cualquier idea cristiana. Sin embargo, su actitud cambió cuando recibieron predicadores enviados por Roma. El dificultoso proceso de conversión llegó a un punto de inflexión en el año 660, cuando fue admitida la práctica del cristianismo en todos los reinos anglos.
El monje griego Teodoro tuvo un papel decisivo en la organización de la primitiva Iglesia británica, al respetar la división original de los reinos. Todas las sedes dependían a su vez del primado de Canterbury, a pesar de encontrarse éste en territorio
sajón, y no anglo. Los altos cargos eclesiásticos pronto empezaron a ocupar posiciones de influencia en todo el país, además de una parte importante de la propiedad de la tierra, comenzando a configurarse una primitiva sociedad feudal.
Fue en esta época cuando los anglos abandonaron la
escritura rúnica para adoptar el alfabeto latino, aunque a diferencia de los sajones, los anglos dejaron pocas obras escritas, aparte de algunos monumentos con inscripciones.

Fusión de sajones y anglos:

La hegemonía de Northumbria sobre la región dominada por los anglos terminó en el año 685, siendo rey Esfredo. Agotado por las constantes luchas contra Escocia, el reino fue vencido por los daneses. La posición dominante pasó al reino de Mercia, gobernado por el también rey anglo Offa. Al terminar el siglo VII, sólo estos dos reinos quedaban como fuerzas representativas de los anglos, ya que los reyes inferiores habían ido perdiendo poder hasta verse reducidos a simples nobles.En esta conyuntura, el rey sajón de Wessex, Egberto, sometió a ambas. En primer lugar entró en Mercia, rindiéndose con ella la Anglia Oriental. Más tarde ocupó Northumbria. A partir del punto en que es reconocido señor de este territorio, en 827, podemos decir que la historia de los anglos queda fundida con la de los sajones.

Organización social:

Entre los anglos, la posesión y distribución de la tierra era la base de todo derecho. Ésta se repartió en lotes de extensión variable, desde el mínimo para alimentar a una familia hasta grandes extensiones correspondientes a nobles y reyes. La excepción a esto era el Folcland, extensión de tierra común a todos los reinos y que necesitaba aprobación de una asamblea para venderse. El Folcland constituye así un curioso hecho diferencial que no se encuentra en ningún otro pueblo germánico.La sociedad estaba formada por familias de hombres libres (ceorlas), en las que el cabeza de familia o mundobora tenía absoluto control sobre familiares, criados y esclavos. Las mujeres eran literalmente compradas para contraer matrimonio con ellas. Los esclavos eran principalmente bretones sometidos (especialmente en zonas occidentales) y germanos traídos de guerras anteriores (en zonas orientales).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada